En las encrucijadas de la vida, detenerse y hacer silencio

En las encrucijadas de la vida, detenerse y hacer silencio interior. No apresurarse a tomar decisiones.

En las encrucijadas de la vida, detenerse y hacer silencio interior. No apresurarse a tomar decisiones.

Estoy leyendo Las diosas de la mujer madura, de una autora ya mencionada varias veces en este blog, Jean Shinoda Bolen. Los arquetipos que ella describe en esa obra reflejan etapas en el camino de la vida.

Mientras escribo, me dejo llevar por Cold Play en In my place.  En la letra se refiere a estar perdido, esperando, como cuando en el camino llegamos a una encrucijada…

De eso mismo habla Bolen, sobre todo cuando se refiere al arquetipo de la diosa Hécate. Dice sobre ella: ‘Es la diosa de las encrucijadas, que podía ver tres caminos a la vez – pasado, presente , futuro-‘. / ‘En las encrucijadas más significativas, Hécate se encuentra silenciosamente presente como testigo interior’. En una encrucijada, ‘hemos de hacer un alto en el camino (…) y escuchar lo que nos dice con la voz de nuestra propia intuición’. Es como detenerse en una cueva antes de tomar la decisión de qué camino tomar.

Muchas veces, la ansiedad por saber hacia donde seguir puede jugarnos mal: una decisión precipitada puede hacer que el camino vuelva conducir a otra encrucijada cercana. Difícil es detenerse y hacer silencio para escuchar la voz interior. Esa voz, aunque propia, suele ser de poco volumen, bastante misteriosa, habla en sueños o en sincronicidades. Pero ahí está, si estamos dispuestos/as a darle un espacio a la calma y el silencio.

Sin embargo, a veces (muchas veces), como para hacer más fuerte esa silenciosa voz interior, cuando no podemos hacer ese alto frente a las encrucijadas, algo externo nos obliga a detenernos y escuchar. Ahí nuestra intuición puede hacerse presente para, como dice Bolen, recordar el cariz del pasado, ver el presente con honestidad y percibir lo que se avecina anímicamente.

Un alto en el camino, descanso en una cueva. Podemos mirar la encrucijada, buscar el mapa interior y esperar hasta saber qué camino tomar.

Ya te pasó?

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio